viernes, 23 de septiembre de 2016

Organizador de Brochas


¡¡Hola Potingueras!!
Recientemente he subido una foto de mi organizador de brochas a prueba de polvo. Y sinceramente no esperaba que nadie me preguntase qué como lo había hecho.
Y sinceramente, tener que explicar toooodo el proceso de como he hecho el organizador y tener que explicarlo en un comentario, es agotadorrrr.
¿Solución? Escribir un post de cómo lo he hecho, y porqué lo he hecho así. Y sin perder detalle en las fotografías, para que lo podáis ver bien. ¡¡¡Comenzamos!!!


En esta foto de aquí, podéis ver una visual de como es el organizador entero, con la tapa y todo. Esto es solo una muestra de cómo se puede hacer. Yo lo hice con lo que tenía a mano, básicamente. El acetato de esta medida es el que uso para mis paletas magnéticas echas por mí, y la caja la he montado aprovechando una caja de dos kg de Quiky.

En cuanto a los organizadores, son los que yo tenía (incluido el bote de barro, que es de cuajada). Cómo veis, yo hago construyo las cosas desde cero, pero con el mínimo gasto posible.

Aquí podéis ver lo que es la caja en sí. Esto es la base de todo. La monté enteramente con el cartón de Quiky, que es de una dureza media-alta. Por poneros un ejemplo, es un cartón casi perfecto para montar una paleta magnética, que ya os dije en el post, que se necesitaba cartón duro como el de las tapas de las enciclopedias antiguas o las tapas de cuadernos microperforados.
La medida puede ser la que vosotras queráis. Yo la tomé de mis organizadores, por donde quería que llegasen, si quería que se viera el plástico o no. Y el hueco que he dejado, es por si en un futuro quiero comprar otro organizador igual, poder meterlo dentro y quede todo alineado.
Para montar la caja, aproveché los dos lados donde no están las juntas del cartón, y el otro lado de la caja, lo marqué con el cúter para que se pudiese doblar sin romperse. Los lados estrechos, los corté a medida y los pegué con pegamento universal. Y para reforzar las juntas, no hay nada como la cinta de carrocero. Fácil de encontrar, fácil de pegar.
En cuanto al papel de pegar, podéis elegir el que más os guste, o pegue con los colores de vuestra habitación. En mi caso, mi habitación es de tres colores (blanco, negro y turquesa) por lo que este papel me viene estupendamente, pero hay un montón de modelos diferentes. Seguramente con colores metalizados como el plateado o el dorado quede precioso y más vistoso, aunque el mío no se puede decir que no es vistoso.
Lo de forrarlo por dentro es opcional, yo me he limitado a forrar los lados porque obviamente se iban a ver por los huecos de en medio.

Como podéis ver en esta foto, el organizador va justo. Se ve la mitad del organizador de arriba, y el de abajo queda cubierto para que no se vean las borlas y las esponjitas de maquillaje.

Aquí están los cuatro organizadores ya colocados. Aquí podéis ver el hueco que he dejado por si en un futuro quiero meter otros dos organizadores, por cualquier razón. Mientras tanto lo uso para otra cosa.

Para rellenar el hueco, tengo este bote de barro (si, las de la cuajada) en que tengo las brochas pequeñas y los aplicadores de las paletas de W7. Bien apañadito y ordenado.

Y en el otro lado del hueco, tengo estas brochas. Las tres de imitación de Real Techniques y mi reciente adquisición, la kabuki de la colección The Beach House de Essence.
Para que la kabuki esté un poco más alta, he puesto la tapa del bote donde se guardaba en la base. Y al ladito, las tres brochas.

Y aquí os dejo otra manera de la que se puede poner las cositas, pero personalmente no me gusta porque lo veo demasiado apelotonado.

En cuanto a la tapa…
Es acetato. Se puede encontrar en los Chinorris. El que yo he utilizado es el mas pequeño que hay. Vienen 4 hojas, tamaño A4 y su precio es de 0,90 € (el precio no tiene que ser el mismo en todos los sitios, todo depende del chino al que vayáis).
Para montar la tapa, utilicé la base de cartón. He utilizado todo el ancho de la hoja de acetato como medida de largo, y de ancho, el ancho de la caja.
Y en los lados estrechos, es el mismo proceso (altura (lámina de acetato) X ancho (base de cartón)).
Para la tapa, utilizáis lo que es la base de cartón entera y marcáis todo el perímetro.
Una vez que tengáis todas las partes (deberéis tener 5 piezas), comenzaremos a unir todo. ¡¡Aviso!! No utilicéis whasitape. Ya sé que quedará mas bonito, pero no aguanta. Yo he utilizado el celo cristal. Como podéis ver en la fotografía, es translúcido. Se pega muy bien, si lo queréis retirar se quita sin problemas y estéticamente hablando, queda muchísimo menos pesado visualmente.
Empezáis por un lado grande, cortáis el celo a la medida, y pegáis la primera pieza en la mitad del celo. Ahora cogéis una pieza estrecha, y la pegáis en la otra mitad del celo. Y así hasta hacer el rectángulo.
Para montar la tapa, cortáis el celo a la medida, pegáis la mitad del celo en el rectángulo (en la parte de fuera) y le dais la vuelta, de modo que quede el celo apoyado en la mesa y podáis pegar la tapa. Cogemos la tapa, la juntamos con el borde del rectángulo y apretamos fuerte para que se quede unido. Y ya tendréis la primera junta.
Repetimos el proceso hasta completar toda la tapa.
¡¡¡Listo!!!

El último paso, son las chinchetas. Al menos en mi caso, porque mi acetato era corto y me aplastaba las brochas. Si habéis un comprado las láminas de acetato gigantes, este paso os lo podéis saltar. Para las de acetato corto, las chinchetas son indispensables. Ajustáis la tapa en una medida que os parezca que no aplasta ni una sola brocha (para que tengáis una referencia, unos 3 o 4 cm) y una vez que os parezca que está bien, vais poniendo la chinchetas en los bordes para que hagan de tope de la tapa y no se baje y aplaste las brochas. En cuanto a las chinchetas, sirven cualquiera. Yo puse estas porque el organizador lo tengo pegado a los organizadores de maquillaje y no quería que se me arañase ni un solo metacrilato, pero podéis utilizar las chinchetas de cabeza plana (las plateadas de toda la vida) que tienen el pincho mas pequeño y no araña nada, pero procuraos no pegarla del todo para que entre el acetato y se sujete.

Como ya os he dicho, esto es solo una muestra de cómo se puede hacer. Yo he empezado desde cero, pero si vosotras no sois muy mañosas, podéis utilizar una caja ya echa. La podéis comprar ya decorada, y dentro podéis poner una serie de cubiletes con el arroz o lo que utilicéis para que se mantengan las brochas perfectas y no se deformen.

O también podéis aprovechar las cajas de Birchbox, que tengo entendido que son bastantes duras y ya vienen decoradas. Y los organizadores podéis utilizar cualquier cosa, ¡¡hasta los tarros de las cuajadas!!
Si vais a comprar la caja de los chinos, y vais a montar un organizador totalmente nuevo, aprovechad que estáis en el bazar y coged los organizadores, porque podéis ver lo que mejor se adapta a la caja que hayáis elegido y jugar con el espacio probando distintos organizadores o cubiletes, y que aprovechéis al máximo el hueco de la caja. Y cuando cojáis el acetato recordad que si lo cogéis grande, podéis aprovechar la tapa de la caja como tope del acetato. Lo único que tenéis que hacer es encajar la tapa en la trasera de la caja y pegarla para que no se caiga, tened en cuenta de dejar la tapa centrada para que quede el mismo hueco en los cuatro lados y os entre el acetato, y así os libráis de las chinchetas.

Y por fiiin, aquí se acaba el pedazo de post. Ya sé que me he emocionado escribiendo, pero tenía tantas cosas que explicar… Espero que os haya gustado y que me contéis si lo haríais o no.

¡¡¡Hasta el próximo post!!!

13 comentarios:

  1. Me gusta mucho comote ha quedado, además muy práctico.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Jolín te ha quedado monísimo, y con el estampado de zebra tiene un flow de lo más.
    O es que soy yo demasiado ñoña con estos temas.. jajaja
    Muy buena idea la de meter arroz dentro, te la tomaré prestada, si me dejas claro.
    Por último gracias por darnos esa maravillosa idea, porque a mi me encanta hacer manualidades y oyé el día menos pensado me pongo a ello. Un besin guapa.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buena idea! La verdad es que esto de guardar las brochas es un poco rollo. Yo las tengo en el cajón metidas para evitar que se ensucien pero eso implica que algunas terminen con el pelo aplastado. Lo malo de tu organizador... Es que hay que hacerlo y yo para eso soy extremadamente vaga, jajaja. Gracias por compartir tu invento

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado precioso,además práctico y perfecto para evitar el polvo. Me ha encantado la idea, igual me animo a hacer uno.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Qué gran idea!! Fácil y práctico, con el lío que tengo cada vez que voy a pillar una brocha en el neceser jejeje.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Y yo buscando un organizador por ahí jejeje nada me pongo en modo DIY y te copio la idea, besos

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que me parece fabulosa la idea y te ha quedado ideal. Yo las mías las tengo en su propio estuche pero cuando se me estropee ya me has dado la idea de como organizarlas. Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Un post muy práctico. Lo bueno que es reciclar, verdad? Yo no tengo tantas brochas pero cojo ideas para organizar otras cosas. Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa!

    La verdad es que te ha quedado de lo más chulo. Si te he de ser sincera no se me había ocurrido nunca, así que con tu permiso, probaré de hacerlo en casa. La distribución si que la pondría como tú, de la otra forma me resulta un poco agobiante :/ No sé cómo quedará porque yo y las manualidades no nos llevamos muy bien, pero al menos lo intentaré XD

    Muchas gracias por la explicación y por la idea :)

    Un besazo preciosa!

    ResponderEliminar
  10. Que buen invento que pasada!! Así no cogen nada de polvo, además te ha quedado muy muy chulo! Besos :)

    ResponderEliminar
  11. Lo veo super practico ademas de barato y fácil de hacer, seguro que no hay uno igual. Además es una forma de evitar que cojan polvo. Yo por ejemplo mi madre me hizo un bote para brochas a trapillo y dentro me puso un bote de cristal sin tapa, ha quedado precioso y es muy practico para las brochas.

    ResponderEliminar
  12. Madre mía que pedazo de organizador te has hecho!! me ha gustado eso de clavar las brochas en arroz, así se evita que cojan humedad.
    Por cierto, donde vas sin brochas? no había visto tantas juntas!
    Muy bien explicado, también las cajas de ropa de bebé de tienda tipo body y patucos llevan la parte de arriba de acetato y hay tamaños muy recoletos que dando un poco de altura a la caja de abajo a lo mejor ahorran pasos engorrosos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. bueno bueno bueno, pero cuanta creatividad! es de lo mas sencillo pero resulton, a mi no se me hubiese ocurrido hacerlo, soy de las vagas que busca y compra todo hecho jajaja a ver si con estas ideas se me ocurre algo que pueda compartir con todos asi como tu

    ResponderEliminar

Muchas gracias por vuestros comentarios!!!
Pero no dejéis enlaces de ningún tipo y comentarios que falten al respeto, ya que no los publicaré.